bpf
boletin de pastoral familiar

¡Bienvenido al blog del BPF!
Inicio / Home
Categorías
General (1) Sindicar categoría
"Estamos saliendo" (1) Sindicar categoría
Acontecimientos (3) Sindicar categoría
Ayuda en conflictos familiares (6) Sindicar categoría
Comentario familiar al evangelio (5) Sindicar categoría
Despertar la fe (5) Sindicar categoría
Editorial (7) Sindicar categoría
Educar a los hijos (6) Sindicar categoría
El arte de convivir (5) Sindicar categoría
En el nido vacio (6) Sindicar categoría
En la pérdida de un familiar (1) Sindicar categoría
Encuentros y Jornadas de Familias (4) Sindicar categoría
Los padres y el bautismo (6) Sindicar categoría
Los padres y el Colegio (5) Sindicar categoría
Los Padres y La Primera Comunión (6) Sindicar categoría
Movimientos familiares (4) Sindicar categoría
Noticias, webs y familias (2) Sindicar categoría
Oraciones (7) Sindicar categoría
Promover la familia (1) Sindicar categoría
Ruptura conyugal (3) Sindicar categoría
Vocación al matrimonio (4) Sindicar categoría
Sucríbete gratis
Recibe gratis el Boletín de Pastoral Familiar

http://familia.laiconet.com
BPF suscribete gratis
laiconet
Links de interés
Discursos del Papa en Valencia
Forum familiar
Archivo
Abril 2007 (12)
Febrero 2007 (16)
Diciembre 2006 (1)
Octubre 2006 (3)
Julio 2006 (1)
Mayo 2006 (11)
Marzo 2006 (2)
Calendario
     Marzo 2006  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   
Sindicación
Artículos
Comentarios

Mi Perfil

 

La importancia de las pequeñas cosas

Cuantas veces recordamos aquellos momentos iniciales de una relación, aquel enamoramiento ciego que hacía que cada instante, cada segundo sin nuestra persona amada fuera eterno y doloroso. ¿Y si ese enamoramiento, ese furor inicial se pierde? ¿Dónde queda el amor?

Ha pasado el tiempo, los años, el trabajo, los hijos, la experiencia, … la vida, al fin y al cabo, que cubre los sentimientos convirtiéndolos en rutina, en tareas habituales, en lavadoras que hay que poner, platos que lavar, pañales que cambiar, médicos a los que acudir, ropa que planchar, trabajos y vida familiar que hay que conciliar… ¿Y la pareja? ¿Qué pasa con la pareja? ¿Dónde queda el amor?

¿Dónde queda el amor? Es una pregunta que puede ser fácil de responder si se pone atención, pero no a nosotros que escribimos estas líneas sino a vuestra propia vida. Cuantas veces nuestra pareja nos dice lo guapos o guapas que estamos, cuantos besos nos roban de improviso o nos abrazan con entusiasmo, cuanta simpatía y comprensión ante nuestros problemas de trabajo, nuestro estrés y nuestras penas.

Manos que nos acarician paseando, sonrisas que nos desbordan y alegran el corazón, y la vida entera. Abrazos sorpresa, y no tan de sorpresa, calor en el sofá viendo la tele, dormir el uno junto al otro, estar sin más.

El coche limpio y con gasolina, la comida puesta, el pan comprado, la basura fuera, la cama hecha, el que busque tiempo para mis cosas y yo para las suyas, intentar hacer que nuestra vida sea más fácil, en lo sencillo, en lo cotidiano.

Qué mayor muestra de amor que esas pequeñas cosas, lo habitual, lo cotidiano que al final es la vida entera, que pasa sin que casi nos demos cuenta. Solemos quejarnos, poner atención en los problemas, en los desacuerdos, en las tristezas o las peleas mientras esos pequeños detalles están y no se valoran. La importancia de buscar el amor, y la sencillez de encontrarlo, puede pasar por cambiar nuestros ojos y ver esos simples gestos, palabras, caricias y hechos cotidianos, como auténticos susurros de amor que nos lanzamos mutuamente.

¿Dónde queda el amor? Quizás el del día a día, el más necesario, se exprese desde lo pequeño, desde lo habitual y lo rutinario, amor que ambos debemos cuidar, y sobre todo al que estar atentos, con ojos, oídos y corazón para descubrirlo como auténticas pepitas de oro que nos dan sin darnos cuenta. Sin olvidar, claro está, intentar enamorar, sorprender de vez en cuando con gestos mayores que reaviven esa llama que a veces, nuestra vida y obligaciones, hacen tambalear o nos dificulta ver.

Intentemos pillar a nuestra pareja cuando nos de una pequeña muestra de amor, démonos cuenta y demos las gracias.

Publicado por Juan Carlos Jorge, Psicólogo, y Meritxell Díaz. 2 hijos. el 5 de Marzo, 2006, 10:45 | Referencias (0)

 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com