bpf
boletin de pastoral familiar

¡Bienvenido al blog del BPF!
Inicio / Home
Categorías
General (1) Sindicar categoría
"Estamos saliendo" (1) Sindicar categoría
Acontecimientos (3) Sindicar categoría
Ayuda en conflictos familiares (6) Sindicar categoría
Comentario familiar al evangelio (5) Sindicar categoría
Despertar la fe (5) Sindicar categoría
Editorial (7) Sindicar categoría
Educar a los hijos (6) Sindicar categoría
El arte de convivir (5) Sindicar categoría
En el nido vacio (6) Sindicar categoría
En la pérdida de un familiar (1) Sindicar categoría
Encuentros y Jornadas de Familias (4) Sindicar categoría
Los padres y el bautismo (6) Sindicar categoría
Los padres y el Colegio (5) Sindicar categoría
Los Padres y La Primera Comunión (6) Sindicar categoría
Movimientos familiares (4) Sindicar categoría
Noticias, webs y familias (2) Sindicar categoría
Oraciones (7) Sindicar categoría
Promover la familia (1) Sindicar categoría
Ruptura conyugal (3) Sindicar categoría
Vocación al matrimonio (4) Sindicar categoría
Sucríbete gratis
Recibe gratis el Boletín de Pastoral Familiar

http://familia.laiconet.com
BPF suscribete gratis
laiconet
Links de interés
Discursos del Papa en Valencia
Forum familiar
Archivo
Abril 2007 (12)
Febrero 2007 (16)
Diciembre 2006 (1)
Octubre 2006 (3)
Julio 2006 (1)
Mayo 2006 (11)
Marzo 2006 (2)
Calendario
<<   Octubre 2006  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      
Sindicación
Artículos
Comentarios

Mi Perfil

 

Bautismo y Esperanza

 En el Credo decimos: "…por nuestra causa fue crucificado en tiempos de Poncio Pilato; padeció y fue sepultado, y resucitó al tercer día, según las Escrituras, y subió al cielo, y está sentado a la derecha del Padre;  y de nuevo vendrá con gloria  para juzgar a vivos y muertos,  y su reino no tendrá fin.

Sí, el Señor subió al Cielo y allí reina por y para siempre. Está sentado en el trono de la gloria. Y su reinado es eterno. Y todo lo que hizo, dijo y padeció fue por amor y entrega a nosotros.

Pues bien, El -que nos ama a cada uno (no en vano ya crucificado gritaba: "¡Tengo sed!" . Hoy sigue gritando que tiene sed de nuestras almas, sed de nuestro amor y de nuestro sí)- quiere compartir la gloria y el reinado con nosotros. La gloria, y el trono que ha recibido de Dios Padre Todopoderoso, es también herencia nuestra y nos está esperando en la vida eterna. Y eso es así, no por nuestros méritos, sino por su infinita Misericordia. Es algo que Dios nos quiere dar gratis. Sólo tenemos que darle nuestro sí, como hizo la Virgen María.

Si por el bautismo nos incorporamos a Cristo, nos revestimos del Señor, y nos convertimos en un miembro más de su cuerpo místico, la Iglesia; también somos otros cristos, otros candidatos a reinar en el cielo. Se nos promete esa herencia. ¡Y es una promesa hecha por alguien que no falla: El mismo Dios, Creador  de todo lo visible y lo invisible!. Tan es así, que Él mismo firma y rubrica esta promesa con su propia y preciosísima sangre. Sigue diciéndonos que se muere de sed  por que se haga realidad. 

Por eso nos enseña la Madre Iglesia que aquel que recibe el bautismo, recibe la dignidad de cristiano: se le unge como sacerdote, como rey y como profeta. Y tiene un trono esperándole en el cielo.

¿Qué hay bajo el sol, que valga más que esta herencia? ¿Qué podemos tener que valga más que esta promesa de Dios, nuestro Padre y Creador?. ¿Cómo negarles esto a nuestros hijos? ¿Cómo demorar que reciban tan alta dignidad?.  

Así pues, el Bautismo es el sacramento de la Esperanza. Los bautizados, sólo por el hecho de estarlo, esperamos en el Señor sabiendo que Él nos quiere acompañar siempre. Y lo que nos tiene prometido nos hace gritarle al mundo, lo que Juan Pablo II gritó aquella tarde de 1978: "¡¡No tengáis miedo!!. ¡Abrid las puertas a Cristo!".

Publicado por Fernando Morote y María Rodríguez, Prebautismal, esperan 4º el 15 de Octubre, 2006, 12:48 | Referencias (0)

 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com