bpf
boletin de pastoral familiar

¡Bienvenido al blog del BPF!
Inicio / Home
Categorías
General (1) Sindicar categoría
"Estamos saliendo" (1) Sindicar categoría
Acontecimientos (3) Sindicar categoría
Ayuda en conflictos familiares (6) Sindicar categoría
Comentario familiar al evangelio (5) Sindicar categoría
Despertar la fe (5) Sindicar categoría
Editorial (7) Sindicar categoría
Educar a los hijos (6) Sindicar categoría
El arte de convivir (5) Sindicar categoría
En el nido vacio (6) Sindicar categoría
En la pérdida de un familiar (1) Sindicar categoría
Encuentros y Jornadas de Familias (4) Sindicar categoría
Los padres y el bautismo (6) Sindicar categoría
Los padres y el Colegio (5) Sindicar categoría
Los Padres y La Primera Comunión (6) Sindicar categoría
Movimientos familiares (4) Sindicar categoría
Noticias, webs y familias (2) Sindicar categoría
Oraciones (7) Sindicar categoría
Promover la familia (1) Sindicar categoría
Ruptura conyugal (3) Sindicar categoría
Vocación al matrimonio (4) Sindicar categoría
Sucríbete gratis
Recibe gratis el Boletín de Pastoral Familiar

http://familia.laiconet.com
BPF suscribete gratis
laiconet
Links de interés
Discursos del Papa en Valencia
Forum familiar
Archivo
Abril 2007 (12)
Febrero 2007 (16)
Diciembre 2006 (1)
Octubre 2006 (3)
Julio 2006 (1)
Mayo 2006 (11)
Marzo 2006 (2)
Calendario
<<   Octubre 2006  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      
Sindicación
Artículos
Comentarios

Mi Perfil

 

Cerraron la puerta

"Separada" me sonaba hace unos años a mujer independiente, descreída, liberal...
 
Y hoy sé que está muy lejos de significarme eso. Me suena a sueños rotos, a impotencia para mantener una vocación que alguien decidió un día hacer añicos.  Me sabe a un dolor profundo, a la tremenda soledad del abandono, al desgarro de un hijo demasiado pequeño como para asimilar una vida desdoblada. Jamás quise separarme, hice todo lo que pude para no ver esa puerta cerrarse para siempre. Pero se cerró. La cerraron.
 
Dolor, soledad y desgarro. Cerquita, muy cerquita de un Jesús que se acercaba a los doloridos, solitarios y desgarrados; un Jesús que me cogió en brazos cuando mis piernas flaqueaban y me dio fuerzas que yo no tenía. Acompañada, reconfortada y salvada por El.

Publicado por Leticia Garrido, Separada, aninadora grupo cristiano de sepa el 15 de Octubre, 2006, 12:45 | Referencias (0)

 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com