bpf
boletin de pastoral familiar

¡Bienvenido al blog del BPF!
Inicio / Home
Categorías
General (1) Sindicar categoría
"Estamos saliendo" (1) Sindicar categoría
Acontecimientos (3) Sindicar categoría
Ayuda en conflictos familiares (6) Sindicar categoría
Comentario familiar al evangelio (5) Sindicar categoría
Despertar la fe (5) Sindicar categoría
Editorial (7) Sindicar categoría
Educar a los hijos (6) Sindicar categoría
El arte de convivir (5) Sindicar categoría
En el nido vacio (6) Sindicar categoría
En la pérdida de un familiar (1) Sindicar categoría
Encuentros y Jornadas de Familias (4) Sindicar categoría
Los padres y el bautismo (6) Sindicar categoría
Los padres y el Colegio (5) Sindicar categoría
Los Padres y La Primera Comunión (6) Sindicar categoría
Movimientos familiares (4) Sindicar categoría
Noticias, webs y familias (2) Sindicar categoría
Oraciones (7) Sindicar categoría
Promover la familia (1) Sindicar categoría
Ruptura conyugal (3) Sindicar categoría
Vocación al matrimonio (4) Sindicar categoría
Sucríbete gratis
Recibe gratis el Boletín de Pastoral Familiar

http://familia.laiconet.com
BPF suscribete gratis
laiconet
Links de interés
Discursos del Papa en Valencia
Forum familiar
Archivo
Abril 2007 (12)
Febrero 2007 (16)
Diciembre 2006 (1)
Octubre 2006 (3)
Julio 2006 (1)
Mayo 2006 (11)
Marzo 2006 (2)
Calendario
<<   Octubre 2006  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      
Sindicación
Artículos
Comentarios

Mi Perfil

 

Guía de los Equipos de Nuestra Señora (ENS)

 Las parejas cristianas unidas por el sacramento del matrimonio están llamadas a seguir a Cristo por el camino del amor, de la felicidad y de la santidad. Los Equipos de Nuestra Señora, don del Espíritu Santo, se ofrecen a las parejas del mundo entero para ayudarles a desarrollar y a vivir su espiritualidad conyugal.

 

 LOS INICIOS

Los Equipos de Nuestra Señora (ENS), nacieron de forma muy sencilla. En 1938 un joven sacerdote de Paris, el Padre Henry Caffarel recibió la visita de una señora joven que quería hablarle de su vida espiritual. Poco después conoció a su esposo. Luego esta pareja le presentan otras tres parejas. Se inicia entonces, el proyecto de reunirse para reflexionar juntos sobre el matrimonio cristiano. El 25 de febrero de 1939, estas cuatro parejas se encuentran con el P. Caffarel y, de esta forma, nace el primer equipo del Movimiento.

 En el año 1947, una vez terminada la guerra, los grupos de matrimonios se ponen a la orden del día y se empiezan a multiplicar. El P. Caffarel teme, entonces, que "los matrimonios se sientan tentados a relajarse con la euforia de la paz lograda, con el encuentro de viejas amistades queridas... Había crisis... ¿Qué tocaba hacer para superarla? Traté de investigar la explicación de que la santidad jamás había dejado de florecer y reverdecer en las órdenes religiosas a través del tiempo, a pesar de las crisis externas e internas, y comprendí que uno de los factores esenciales de la solidez y de la vitalidad de estas órdenes era una regla. Por qué, me pregunté entonces, no proponer una regla a los cristianos casados deseosos de progresar espiritualmente?. No una regla de monjes, sino una regla para laicos casados" 

Vocación e itinerario de los Equipos - Henri Caffarel - Roma 1959 

 A partir de la inspiración y de la reflexión del P. Caffarel, con los primeros miembros de los "Grupos Caffarel" fue apareciendo, progresivamente, un método común al servicio de las parejas deseosas de vivir enraizadas más profundamente en Jesucristo.

 Se formaron nuevos grupos, su número creció y, poco a poco, se fue creando una organización. El P. Caffarel y los responsables, del movimiento elaboraron entonces, por medio de la oración, un documento fundador que se llama la "Carta de los Equipos de Nuestra Señora". Esta carta contiene lo esencial de la "Regla" del Movimiento. Fue promulgada el 8 de diciembre de 1947 en (la cripta) de la Iglesia de San Agustín en París.

 RECONOCIMIENTO DE LOS ENS

El Movimiento de los Equipos de Nuestra Señora recibe el primer reconocimiento oficial de la Iglesia en el año 1969 a través de una del Cardenal Feltin, Arzobispo de Paris (Ver anexo .1). En 1975 le es acordado el reconocimiento como Asociación Católica Internacional por el Consejo Pontificio para los laicos. Finalmente, en 1992 es reconocido como asociación dé fieles de derecho privado por medio de un decreto emanado del Consejo Pontificio para los Laicos (Ver anexo 2).

EL PADRE CAFFAREL

El reconocimiento oficial de la Iglesia es en alguna medida la consagración de la obra importante del P. Caffarel y de las parejas que marcharon junto con él. Muere el 18 de septiembre de 1996 en Troussures - Francia, a la edad de 93 años.

El Movimiento de los ENS le debe al P. Caffarel el hecho de haberle legado a las parejas el sentido profundo del sacramento del matrimonio, de haberles permitido descubrir el valor y la riqueza de las pequeñas comunidades cristianas y el valor de haberles señalado el camino de la contemplación en medio se sus vidas colmadas de actividades.

 "Es una de las grandes figuras regaladas por Dios a su Iglesia a lo largo de este siglo"

Cardenal Lustinger 27/9/96

 LOS SIGNOS DE LOS TIEMPOS

Los miembros de los Equipos de Nuestra Señora viven en el mundo de hoy. Hacen parte plenamente de él y pretenden ser "el fermento en la masa". Por este motivo, deben discernir continuamente los signos de los tiempos para descubrir las nuevas realidades y las necesidades de las parejas de hoy. También tienen necesidad de descubrir los factores de desesperanza, en un mundo que parece cada vez más hostil a la fe cristiana y donde los valores fundamentales del matrimonio y de la familia están amenazados.

 Los ENS aportan este signo de esperanza a las parejas en la Iglesia y en el mundo.

 "La salud de la persona y de la sociedad tanto humana como cristiana está estrechamente ligada a la prosperidad de la comunidad conyugal y familiar. Igualmente los cristianos, en unión de todos aquellos que aprecian esta comunidad, se regocijan sinceramente con las diversas ayudas que hoy día hacen crecer la estima de esta comunidad de amor entre los hombres".

Gaudium et Spes-17

                                 II.           LA CARTA FUNDACIONAL

 Los principios fundacionales de la Carta han sido elaborados con el fin de colaborar con la fidelidad a las aspiraciones originales del Movimiento y de hacer propuestas concretas a los equipos. Hoy día estamos en capacidad de juzgar directamente el efecto de tal decisión y de apreciar su carácter esencial para el crecimiento y el desarrollo del Movimiento.

 Con la publicación de la Carta aparece el nombre definitivo del Movimiento: "Equipos de Nuestra Señora"... Los grupos existentes fueron entonces invitados a adherirse y a entrar definitivamente en el Movimiento.

 La Carta escrita en el lenguaje de la época, continúa siendo el documento de referencia vital y la piedra angular del Movimiento. Con el transcurso de los años, se introdujeron muchas modificaciones al documento original, para llegar a la versión final publicada en mayo de 1972. Esta fecha marca el final de periodo durante el cual el P. Caffarel estuvo presente en el Movimiento.

La Carta se convirtió, así, en nuestro patrimonio común. Hoy, inspirados por el mismo ideal y utilizando los mismos métodos para alcanzarlo, miles de parejas a través del mundo, con diferentes lenguas y diversas culturas, descubren a través de su matrimonio la riqueza del profundo amor de Dios.

 Muchos años después de la publicación de la Carta, el P. Caffarel, hombre prudente, afirmaba: "Yo debo reconocer que en la creación de los equipos, hubo algo más que mi propia inspiración y la de las primeras parejas; hubo una inspiración del Espíritu".

 Otros documentos complementarios siguieron:

 "¿Qué es un Equipo de Nuestra Señora?" (1977) que define el ideal y los métodos del movimiento bajo una presentación moderna y desarrolla el concepto de equipo como comunidad.

 "El Segundo Aliento" (1988) que tiene como fin ayudar a los equipos a encontrar nuevos motivos de motivación y de orientación para vivir las inspiraciones de los ENS con la esperanza y la vitalidad de un segundo aliento. Este documento  también pretende profundizar en algunos aspectos del carisma de los ENS que no estaban expresados con la claridad necesaria. En particular, la abnegación inspirada por el amor, el sentido humano y cristiano de la sexualidad y la misión de los ENS en la Iglesia y en el mundo como Movimiento de parejas.

 Por la gracia y, bajo la inspiración del Espíritu Santo, la renovación del Movimiento continua. Apoyados en la oración y en la reflexión, los miembros del Equipo Responsable Internacional y los Responsables de la Super-Regiones, decidieron elaborar una guía completa sobre el Movimiento, basándose en las riquezas de los documentos anteriores.

 En su Carta apostólica "Tertio Milenio Adveniente", el Papa Juan Pablo II recuerda que en la historia de la Iglesia, lo viejo y lo nuevo están siempre estrechamente mezclados; lo nuevo crece sobre lo viejo y lo viejo encuentra en lo nuevo una expresión más renovada" (Cap. 18).

 Después de estas palabras del Papa, en el amanecer del tercer milenio de la era cristiana, fue concebido y redactado el documento: LA GUÍA DE LOS ENS.

                               III.           LA RAZÓN DE SER DE LOS ENS

 La razón de ser de los ENS es ayudar a las parejas a descubrir las riquezas del sacramento del matrimonio y vivir la espiritualidad conyugal. A través de su ejemplo, estas parejas son un testimonio del matrimonio cristiano en la iglesia y en el mundo.

 Los ENS, Movimiento de espiritualidad conyugal de la iglesia católica están constituidos por parejas que creen en el ideal del matrimonio cristiano y que se proponen:

-         Permanecer fieles a las promesas del bautismo.

-    Poner a Jesucristo en el corazón de sus vidas.

-    Basar su vida conyugal y familiar en el Evangelio.

-   Conocer mejor la voluntad de Dios sobre el hombre y la mujer para cumplirla.

-    Dar testimonio del amor de Dios en nuestra vida.

-         Comunicarle al mundo el mensaje de Jesucristo.

-    Dar testimonio de los valores cristianos en su vida social y profesional.

-         Apoyar activamente a la iglesia, a los obispos y al clero.

-    Hacer de sus actividades una colaboración con Dios y al servicio de los demás.

-         Promover el matrimonio y la vida de familia en la sociedad.

Puesto que conocen la dificultad de vivir como cristianos y porque son conscientes de su debilidad e insuficiencia de sus esfuerzos, estas pareja cuentan con el apoyo de aquellos con quienes comparten su ideal y se comprometen a hacer equipo.

a.     EL FIN DE LOS EQUIPOS DE NUESTRA SEÑORA

 El fin de los ENS es ayudar a las parejas a vivir plenamente su sacramento del matrimonio.

 "Los ENS tienen como fin esencial ayudar a las parejas a buscar la Santidad, ni más ni menos" (Henri Caffarel).

b.     ¿POR QUÉ EQUIPO?

-         Porque la palabra equipo  expresa claramente el espíritu y la unidad necesarias para alcanzar un ideal común.

-         Porque que hacen esfuerzos comunes y porque se ayudan mutuamente los unos a los otros en el progreso espiritual y humano.

c.    ¿POR QUÉ EQUIPO DE NUESTRA SEÑORA?

 El Movimiento ha sido puesto bajo el patrocino de Nuestra Señora, porque Maria conduce a Jesús, quien es el centro de la vida espiritual de los equipistas. Por la sumisión a la voluntad de Dios, María es un ejemplo perfecto para ellos de la docilidad al Espíritu Santo.

                              IV.          EL ESPÍRITU DE LOS EQUIPOS DE NUESTRA SEÑORA

a.    «VEN Y SÍGUEME»

 Esta llamada, Jesús la dijere a cada bautizado, invitándolo a abrirse cada vez más a su amor y a ser su testigo. Esta llamada, Jesús la dirige también a la pareja cristiana. Los esposos son llamados a encontrar a Dios en el corazón de su amor, Así, el amor humano se convierte en imagen del amor divino.

b.     EL CARISMA DE LOS EQUIPOS DE NUESTRA SEÑORA

 Los ENS, Movimiento de espiritualidad conyugal, son considerados como un don de Dios a la iglesia y al mundo.

·       LA ESPIRITUALIDAD CONYUGAL

 Por el matrimonio cristiano, la vida de la pareja está marcada por el sacramento, signo profundo del compromiso recíproco de los esposos y signo de la gracia de Dios. El amor conyugal y el amor de Dios se complementan. En el centro de estos dos amores nace la espiritualidad conyugal.

 El deseo de conocer y de hacer la voluntad de Dios en todas las circunstancias comunes de la vida, la búsqueda de su presencia,  ayudan a desarrollar y a profundizar en la espiritualidad conyugal. El amor divino se expresa a través del amor humano cuando la vida diaria de los esposos, cada uno en relación con el otro, se encuentra plena de atención y cuidado, de fidelidad absoluta, de comprensión y respeto mutuo, de armonía de corazón y de espíritu. Cuando las actividades más simples están impregnadas de amor, el Señor está allí en el corazón de la pareja, la espiritualidad es entonces una realidad vivida.

 La pareja casada desea vivir esta espiritualidad día a día. Sin embargo, algunas veces puede resultar difícil vivir de acuerdo con estas exigencias del amor. Se cometen errores, se causan heridas, pero de todas maneras es necesario continuar y volverse siempre el uno hacia el otro. Es precisamente en esos momentos donde se encuentra a Jesús.

 "Existe una espiritualidad conyugal que orienta la vida de la pareja. Y los Equipos de Nuestra Señora ofrecen un medio para adquirirla".

Hacia la espiritualidad de la Familia. Padre Manuel Iceta

c.     LA MÍSTICA DE LOS EQUIPOS DE NUESTRA SEÑORA

 Empecemos por aclarar lo que significa la palabra "mística". La mística es el espíritu que da sentido a las propuestas concretas de vida, es la intuición que "abre" lo que está oculto al espíritu humano, la orientación que hace de la vida un intento de comunión con Dios.

·        REUNIDOS EN NOMBRE DE CRISTO

 "En efecto, cuando dos o tres, se reúnen en mi nombre, yo estoy en medio de ellos"

(Mt. 18,20)

 Un equipo es más que una simple comunidad humana, se reúne en nombre de Cristo. Cuándo Jesús se apareció á los discípulos después de la resurrección sus palabras les permitieron comprender las escrituras y conocer su mensaje. De la misma forma Cristo está presente en nuestras reuniones. Reunidos en su nombre, su espíritu nutre nuestra fe y la engrandece.

·        LA AYUDA MUTUA

 "Llevad las cargas, los unos de los otros" (GaL 6.2)

 Es realista y, al mismo tiempo motivador, pedir ayuda a los amigos; por esto, las parejas de un equipos se ayudan mutuamente tanto en el plano material como en el espiritual.

 Los miembros de un equipo tratan de satisfacer las cuatro exigencias del amor fraterno: dar, recibir, y lo que es más difícil, pedir, y saber rehusar.

 –LA AYUDA MUTUA CONYUGAL

 El matrimonio es una alianza que evoluciona desde los primeros instantes del "sí" hasta el último momento de regresar al Padre. Este camino de amor, de los esposos, se podrá vivir si hace de la ayuda mutua conyugal una realidad cotidiana. De esta forma, cada uno, en el matrimonio, crecerá gracias a la vida de equipo, enriqueciéndose con el contacto de los otros, sacando el mayor provecho de las diferencias y de los aspectos complementarios de su pareja.

 –LA AYUDA MUTUA EN EL CAMINO A LA SANTIDAD

 Las parejas que están en los ENS desean llegar a un sentimiento más profundo de unión con Dios y buscar la santidad en, y a través de su vida conyugal y familiar.

 Para vivir en mayor armonía con Dios y conocer Su voluntad, las parejas casadas tienen necesidad de ajustar sus vidas al Evangelio.

 Por la comprensión y puesta en práctica real de la palabra de Dios en su vida de pareja, y porque buscan juntos y en equipo realizar esta vida, los miembros de los ENS se ayudan mutuamente en el camino que lleva el reino anunciado por Jesús.

 –LA AYUDA MUTUA A TRAVÉS DE LA ORACIÓN

 "De la misma manera, en verdad en verdad os digo, que si dos de vosotros, sobre la tierra, unen sus voces para pedir lo que sea, esto les será concedido por mi Padre que está en los cielos" (Mt. 18,20)

 Confortados con esta promesa de la presencia de Cristo en medio de ellos, los miembros de los ENS oran juntos los unos con los otros y también los unos por los otros, con felicidad y confianza.

 Los ENS han escogido el "Magnificat" como plegaria común. Debe ser recitada diariamente en unión con todos los miembros del Movimiento como plegaria de intercesión por todas las parejas del mundo.

 –LA AYUDA MUTUA PARA PROFUNDIZAR EN LA FE

 Así como no puede haber vida cristiana sin fe viva, de la misma manera no puede haber vida y crecimiento sin reflexión, ni meditación. En la práctica, muchas parejas cristianas renuncian a los esfuerzos necesarios para estudiar y meditar, ya sea porque no llegan a comprender su importancia o, porque les falta tiempo de dirección o de entrenamiento. Como resultado, su fe permanece inmadura y débil y el conocimiento de la voluntad de Dios y de las enseñanzas de la Iglesia perduran superficiales e incompletas.

 En consecuencia, las parejas de un equipo tratan de profundizar sus conocimientos religiosos y buscan ese objetivo con la ayuda de los otros miembros del equipo y del Consiliario Espiritual.

 –LA AYUDA MUTUA ENTRE LAS GENERACIONES

 La necesidades y aspiraciones de las parejas son diferentes según sus edades y el tiempo de matrimonio. Las respuestas que dan los ENS deben tenerlo en cuenta.

 En los primeros años de matrimonio una pareja joven busca descubrir lo que implica el cambio reciente de sus consentimientos. Estos matrimonios jóvenes tienen necesidad de "nacer" en una comunidad que los sostenga... Los ENS, pueden aportar el calor, el soporte y la ayuda de una gran familia.

 Más tarde, la vida pone a prueba el ideal del amor. Confronta las exigencias de la familia, de la vida profesional, de la inseguridad del empleo y de las tensiones de una sociedad cada vez más materialista; las parejas tienen, entonces, necesidad de un espacio de cambio y de reflexión sobre los acontecimientos que los afectan... La comprensión y la experiencia del equipo permiten a la pareja compartir abiertamente y en confianza sus experiencias y descubrimientos.

 Muy pronto llegará el "otoño de la vida", ese tiempo cada vez más largo de reencuentro de los dos. Este tiempo juntos puede ser el tiempo de la renovación, del progreso de si mismo.   Puede ser también el tiempo de ciertas dificultades y etapas difíciles (jubilación, enfermedad, muerte del otro). Es el momento para profundizar en la vida cristiana de la pareja en equipo, lo que va a enriquecer estos últimos años compartidos juntos.

·        EL TESTIMONIO

 En los Hechos de los Apóstoles está dicho por los primeros cristianos: "Que ellos no eran más que un solo corazón y una sola alma. Los paganos se sorprendían diciendo: Mirad como se aman" (Hch. 4.32)

 Los ENS están convencidos de que otras parejas serían llamadas hacia Jesús y hacia el sacramento del matrimonio, si vieran el ejemplo de las parejas cristianas que se aman y se ayudan mutuamente, en la búsqueda de Dios para el servicio de sus hermanos y hermanas.

En este espíritu las parejas que buscan dar un sentido auténtico a su vida conyugal, encontrarán en la fraternidad y en la ayuda de los equipistas un recurso importante de soporte y de aliento.

                               V.          LA PROPUESTA DE LOS EQUIPOS DE NUESTRA SEÑORA 

 Los ENS se proponen ayudar a las parejas casadas a vivir plenamente según el Evangelio con el soporte mutuo de los miembros de un equipo y la fuerza de la unión del Movimiento. Por este motivo.

a.     UNA COMUNIDAD DE PAREJAS CRISTIANAS

Los Equipos proponen a cada pareja:

-     Una forma de vivir como pareja casada en el mundo de hoy.

-     Unos métodos para ayudar a vivir en pareja según las enseñanzas de Jesús.

-     Una comunidad de parejas con el mismo ideal

-     Una ayuda mutua fraternal, a la vez espiritual, humana y material.

-     Una ocasión para estudiar y reflexionar juntos que conduce a los equipistas a profundizar en su fe y le ayuda a formar su conciencia personal.

-     Una organización para promover la animación y la unidad del Movimiento a través del mundo.

-                Una comunidad de parejas cristianas unidas por el sacramento del matrimonio, asistidas por un Consiliario espiritual.

Un equipo de Nuestra Señora, es entonces una comunidad de parejas unidas por el sacramento del matrimonio. Ellas se reúnen "en nombre de Cristo" y .quieren a ayudar a sus miembros para responder mejor al llamado de Cristo

 LOS INICIOS

Los Equipos de Nuestra Señora (ENS), nacieron de forma muy sencilla. En 1938 un joven sacerdote de Paris, el Padre Henry Caffarel recibió la visita de una señora joven que quería hablarle de su vida espiritual. Poco después conoció a su esposo. Luego esta pareja le presentan otras tres parejas. Se inicia entonces, el proyecto de reunirse para reflexionar juntos sobre el matrimonio cristiano. El 25 de febrero de 1939, estas cuatro parejas se encuentran con el P. Caffarel y, de esta forma, nace el primer equipo del Movimiento.

 En el año 1947, una vez terminada la guerra, los grupos de matrimonios se ponen a la orden del día y se empiezan a multiplicar. El P. Caffarel teme, entonces, que "los matrimonios se sientan tentados a relajarse con la euforia de la paz lograda, con el encuentro de viejas amistades queridas... Había crisis... ¿Qué tocaba hacer para superarla? Traté de investigar la explicación de que la santidad jamás había dejado de florecer y reverdecer en las órdenes religiosas a través del tiempo, a pesar de las crisis externas e internas, y comprendí que uno de los factores esenciales de la solidez y de la vitalidad de estas órdenes era una regla. Por qué, me pregunté entonces, no proponer una regla a los cristianos casados deseosos de progresar espiritualmente?. No una regla de monjes, sino una regla para laicos casados" 

Vocación e itinerario de los Equipos - Henri Caffarel - Roma 1959 

 A partir de la inspiración y de la reflexión del P. Caffarel, con los primeros miembros de los "Grupos Caffarel" fue apareciendo, progresivamente, un método común al servicio de las parejas deseosas de vivir enraizadas más profundamente en Jesucristo.

 Se formaron nuevos grupos, su número creció y, poco a poco, se fue creando una organización. El P. Caffarel y los responsables, del movimiento elaboraron entonces, por medio de la oración, un documento fundador que se llama la "Carta de los Equipos de Nuestra Señora". Esta carta contiene lo esencial de la "Regla" del Movimiento. Fue promulgada el 8 de diciembre de 1947 en (la cripta) de la Iglesia de San Agustín en París.

 RECONOCIMIENTO DE LOS ENS

El Movimiento de los Equipos de Nuestra Señora recibe el primer reconocimiento oficial de la Iglesia en el año 1969 a través de una del Cardenal Feltin, Arzobispo de Paris (Ver anexo .1). En 1975 le es acordado el reconocimiento como Asociación Católica Internacional por el Consejo Pontificio para los laicos. Finalmente, en 1992 es reconocido como asociación dé fieles de derecho privado por medio de un decreto emanado del Consejo Pontificio para los Laicos (Ver anexo 2).

EL PADRE CAFFAREL

El reconocimiento oficial de la Iglesia es en alguna medida la consagración de la obra importante del P. Caffarel y de las parejas que marcharon junto con él. Muere el 18 de septiembre de 1996 en Troussures - Francia, a la edad de 93 años.

El Movimiento de los ENS le debe al P. Caffarel el hecho de haberle legado a las parejas el sentido profundo del sacramento del matrimonio, de haberles permitido descubrir el valor y la riqueza de las pequeñas comunidades cristianas y el valor de haberles señalado el camino de la contemplación en medio se sus vidas colmadas de actividades.

 "Es una de las grandes figuras regaladas por Dios a su Iglesia a lo largo de este siglo"

Cardenal Lustinger 27/9/96

 LOS SIGNOS DE LOS TIEMPOS

Los miembros de los Equipos de Nuestra Señora viven en el mundo de hoy. Hacen parte plenamente de él y pretenden ser "el fermento en la masa". Por este motivo, deben discernir continuamente los signos de los tiempos para descubrir las nuevas realidades y las necesidades de las parejas de hoy. También tienen necesidad de descubrir los factores de desesperanza, en un mundo que parece cada vez más hostil a la fe cristiana y donde los valores fundamentales del matrimonio y de la familia están amenazados.

 Los ENS aportan este signo de esperanza a las parejas en la Iglesia y en el mundo.

 "La salud de la persona y de la sociedad tanto humana como cristiana está estrechamente ligada a la prosperidad de la comunidad conyugal y familiar. Igualmente los cristianos, en unión de todos aquellos que aprecian esta comunidad, se regocijan sinceramente con las diversas ayudas que hoy día hacen crecer la estima de esta comunidad de amor entre los hombres".

Gaudium et Spes-17

                                 II.           LA CARTA FUNDACIONAL

 Los principios fundacionales de la Carta han sido elaborados con el fin de colaborar con la fidelidad a las aspiraciones originales del Movimiento y de hacer propuestas concretas a los equipos. Hoy día estamos en capacidad de juzgar directamente el efecto de tal decisión y de apreciar su carácter esencial para el crecimiento y el desarrollo del Movimiento.

 Con la publicación de la Carta aparece el nombre definitivo del Movimiento: "Equipos de Nuestra Señora"... Los grupos existentes fueron entonces invitados a adherirse y a entrar definitivamente en el Movimiento.

 La Carta escrita en el lenguaje de la época, continúa siendo el documento de referencia vital y la piedra angular del Movimiento. Con el transcurso de los años, se introdujeron muchas modificaciones al documento original, para llegar a la versión final publicada en mayo de 1972. Esta fecha marca el final de periodo durante el cual el P. Caffarel estuvo presente en el Movimiento.

La Carta se convirtió, así, en nuestro patrimonio común. Hoy, inspirados por el mismo ideal y utilizando los mismos métodos para alcanzarlo, miles de parejas a través del mundo, con diferentes lenguas y diversas culturas, descubren a través de su matrimonio la riqueza del profundo amor de Dios.

 Muchos años después de la publicación de la Carta, el P. Caffarel, hombre prudente, afirmaba: "Yo debo reconocer que en la creación de los equipos, hubo algo más que mi propia inspiración y la de las primeras parejas; hubo una inspiración del Espíritu".

 Otros documentos complementarios siguieron:

 "¿Qué es un Equipo de Nuestra Señora?" (1977) que define el ideal y los métodos del movimiento bajo una presentación moderna y desarrolla el concepto de equipo como comunidad.

 "El Segundo Aliento" (1988) que tiene como fin ayudar a los equipos a encontrar nuevos motivos de motivación y de orientación para vivir las inspiraciones de los ENS con la esperanza y la vitalidad de un segundo aliento. Este documento  también pretende profundizar en algunos aspectos del carisma de los ENS que no estaban expresados con la claridad necesaria. En particular, la abnegación inspirada por el amor, el sentido humano y cristiano de la sexualidad y la misión de los ENS en la Iglesia y en el mundo como Movimiento de parejas.

 Por la gracia y, bajo la inspiración del Espíritu Santo, la renovación del Movimiento continua. Apoyados en la oración y en la reflexión, los miembros del Equipo Responsable Internacional y los Responsables de la Super-Regiones, decidieron elaborar una guía completa sobre el Movimiento, basándose en las riquezas de los documentos anteriores.

 En su Carta apostólica "Tertio Milenio Adveniente", el Papa Juan Pablo II recuerda que en la historia de la Iglesia, lo viejo y lo nuevo están siempre estrechamente mezclados; lo nuevo crece sobre lo viejo y lo viejo encuentra en lo nuevo una expresión más renovada" (Cap. 18).

 Después de estas palabras del Papa, en el amanecer del tercer milenio de la era cristiana, fue concebido y redactado el documento: LA GUÍA DE LOS ENS.

                               III.           LA RAZÓN DE SER DE LOS ENS

 La razón de ser de los ENS es ayudar a las parejas a descubrir las riquezas del sacramento del matrimonio y vivir la espiritualidad conyugal. A través de su ejemplo, estas parejas son un testimonio del matrimonio cristiano en la iglesia y en el mundo.

 Los ENS, Movimiento de espiritualidad conyugal de la iglesia católica están constituidos por parejas que creen en el ideal del matrimonio cristiano y que se proponen:

-         Permanecer fieles a las promesas del bautismo.

-    Poner a Jesucristo en el corazón de sus vidas.

-    Basar su vida conyugal y familiar en el Evangelio.

-   Conocer mejor la voluntad de Dios sobre el hombre y la mujer para cumplirla.

-    Dar testimonio del amor de Dios en nuestra vida.

-         Comunicarle al mundo el mensaje de Jesucristo.

-    Dar testimonio de los valores cristianos en su vida social y profesional.

-         Apoyar activamente a la iglesia, a los obispos y al clero.

-    Hacer de sus actividades una colaboración con Dios y al servicio de los demás.

-         Promover el matrimonio y la vida de familia en la sociedad.

Puesto que conocen la dificultad de vivir como cristianos y porque son conscientes de su debilidad e insuficiencia de sus esfuerzos, estas pareja cuentan con el apoyo de aquellos con quienes comparten su ideal y se comprometen a hacer equipo.

a.     EL FIN DE LOS EQUIPOS DE NUESTRA SEÑORA

 El fin de los ENS es ayudar a las parejas a vivir plenamente su sacramento del matrimonio.

 "Los ENS tienen como fin esencial ayudar a las parejas a buscar la Santidad, ni más ni menos" (Henri Caffarel).

b.     ¿POR QUÉ EQUIPO?

-         Porque la palabra equipo  expresa claramente el espíritu y la unidad necesarias para alcanzar un ideal común.

-         Porque que hacen esfuerzos comunes y porque se ayudan mutuamente los unos a los otros en el progreso espiritual y humano.

c.    ¿POR QUÉ EQUIPO DE NUESTRA SEÑORA?

 El Movimiento ha sido puesto bajo el patrocino de Nuestra Señora, porque Maria conduce a Jesús, quien es el centro de la vida espiritual de los equipistas. Por la sumisión a la voluntad de Dios, María es un ejemplo perfecto para ellos de la docilidad al Espíritu Santo.

                              IV.          EL ESPÍRITU DE LOS EQUIPOS DE NUESTRA SEÑORA

a.    «VEN Y SÍGUEME»

 Esta llamada, Jesús la dijere a cada bautizado, invitándolo a abrirse cada vez más a su amor y a ser su testigo. Esta llamada, Jesús la dirige también a la pareja cristiana. Los esposos son llamados a encontrar a Dios en el corazón de su amor, Así, el amor humano se convierte en imagen del amor divino.

b.     EL CARISMA DE LOS EQUIPOS DE NUESTRA SEÑORA

 Los ENS, Movimiento de espiritualidad conyugal, son considerados como un don de Dios a la iglesia y al mundo.

·       LA ESPIRITUALIDAD CONYUGAL

 Por el matrimonio cristiano, la vida de la pareja está marcada por el sacramento, signo profundo del compromiso recíproco de los esposos y signo de la gracia de Dios. El amor conyugal y el amor de Dios se complementan. En el centro de estos dos amores nace la espiritualidad conyugal.

 El deseo de conocer y de hacer la voluntad de Dios en todas las circunstancias comunes de la vida, la búsqueda de su presencia,  ayudan a desarrollar y a profundizar en la espiritualidad conyugal. El amor divino se expresa a través del amor humano cuando la vida diaria de los esposos, cada uno en relación con el otro, se encuentra plena de atención y cuidado, de fidelidad absoluta, de comprensión y respeto mutuo, de armonía de corazón y de espíritu. Cuando las actividades más simples están impregnadas de amor, el Señor está allí en el corazón de la pareja, la espiritualidad es entonces una realidad vivida.

 La pareja casada desea vivir esta espiritualidad día a día. Sin embargo, algunas veces puede resultar difícil vivir de acuerdo con estas exigencias del amor. Se cometen errores, se causan heridas, pero de todas maneras es necesario continuar y volverse siempre el uno hacia el otro. Es precisamente en esos momentos donde se encuentra a Jesús.

 "Existe una espiritualidad conyugal que orienta la vida de la pareja. Y los Equipos de Nuestra Señora ofrecen un medio para adquirirla".

Hacia la espiritualidad de la Familia. Padre Manuel Iceta

c.     LA MÍSTICA DE LOS EQUIPOS DE NUESTRA SEÑORA

 Empecemos por aclarar lo que significa la palabra "mística". La mística es el espíritu que da sentido a las propuestas concretas de vida, es la intuición que "abre" lo que está oculto al espíritu humano, la orientación que hace de la vida un intento de comunión con Dios.

·        REUNIDOS EN NOMBRE DE CRISTO

 "En efecto, cuando dos o tres, se reúnen en mi nombre, yo estoy en medio de ellos"

(Mt. 18,20)

 Un equipo es más que una simple comunidad humana, se reúne en nombre de Cristo. Cuándo Jesús se apareció á los discípulos después de la resurrección sus palabras les permitieron comprender las escrituras y conocer su mensaje. De la misma forma Cristo está presente en nuestras reuniones. Reunidos en su nombre, su espíritu nutre nuestra fe y la engrandece.

·        LA AYUDA MUTUA

 "Llevad las cargas, los unos de los otros" (GaL 6.2)

 Es realista y, al mismo tiempo motivador, pedir ayuda a los amigos; por esto, las parejas de un equipos se ayudan mutuamente tanto en el plano material como en el espiritual.

 Los miembros de un equipo tratan de satisfacer las cuatro exigencias del amor fraterno: dar, recibir, y lo que es más difícil, pedir, y saber rehusar.

 –LA AYUDA MUTUA CONYUGAL

 El matrimonio es una alianza que evoluciona desde los primeros instantes del "sí" hasta el último momento de regresar al Padre. Este camino de amor, de los esposos, se podrá vivir si hace de la ayuda mutua conyugal una realidad cotidiana. De esta forma, cada uno, en el matrimonio, crecerá gracias a la vida de equipo, enriqueciéndose con el contacto de los otros, sacando el mayor provecho de las diferencias y de los aspectos complementarios de su pareja.

 –LA AYUDA MUTUA EN EL CAMINO A LA SANTIDAD

 Las parejas que están en los ENS desean llegar a un sentimiento más profundo de unión con Dios y buscar la santidad en, y a través de su vida conyugal y familiar.

 Para vivir en mayor armonía con Dios y conocer Su voluntad, las parejas casadas tienen necesidad de ajustar sus vidas al Evangelio.

 Por la comprensión y puesta en práctica real de la palabra de Dios en su vida de pareja, y porque buscan juntos y en equipo realizar esta vida, los miembros de los ENS se ayudan mutuamente en el camino que lleva el reino anunciado por Jesús.

 –LA AYUDA MUTUA A TRAVÉS DE LA ORACIÓN

 "De la misma manera, en verdad en verdad os digo, que si dos de vosotros, sobre la tierra, unen sus voces para pedir lo que sea, esto les será concedido por mi Padre que está en los cielos" (Mt. 18,20)

 Confortados con esta promesa de la presencia de Cristo en medio de ellos, los miembros de los ENS oran juntos los unos con los otros y también los unos por los otros, con felicidad y confianza.

 Los ENS han escogido el "Magnificat" como plegaria común. Debe ser recitada diariamente en unión con todos los miembros del Movimiento como plegaria de intercesión por todas las parejas del mundo.

 –LA AYUDA MUTUA PARA PROFUNDIZAR EN LA FE

 Así como no puede haber vida cristiana sin fe viva, de la misma manera no puede haber vida y crecimiento sin reflexión, ni meditación. En la práctica, muchas parejas cristianas renuncian a los esfuerzos necesarios para estudiar y meditar, ya sea porque no llegan a comprender su importancia o, porque les falta tiempo de dirección o de entrenamiento. Como resultado, su fe permanece inmadura y débil y el conocimiento de la voluntad de Dios y de las enseñanzas de la Iglesia perduran superficiales e incompletas.

 En consecuencia, las parejas de un equipo tratan de profundizar sus conocimientos religiosos y buscan ese objetivo con la ayuda de los otros miembros del equipo y del Consiliario Espiritual.

 –LA AYUDA MUTUA ENTRE LAS GENERACIONES

 La necesidades y aspiraciones de las parejas son diferentes según sus edades y el tiempo de matrimonio. Las respuestas que dan los ENS deben tenerlo en cuenta.

 En los primeros años de matrimonio una pareja joven busca descubrir lo que implica el cambio reciente de sus consentimientos. Estos matrimonios jóvenes tienen necesidad de "nacer" en una comunidad que los sostenga... Los ENS, pueden aportar el calor, el soporte y la ayuda de una gran familia.

 Más tarde, la vida pone a prueba el ideal del amor. Confronta las exigencias de la familia, de la vida profesional, de la inseguridad del empleo y de las tensiones de una sociedad cada vez más materialista; las parejas tienen, entonces, necesidad de un espacio de cambio y de reflexión sobre los acontecimientos que los afectan... La comprensión y la experiencia del equipo permiten a la pareja compartir abiertamente y en confianza sus experiencias y descubrimientos.

 Muy pronto llegará el "otoño de la vida", ese tiempo cada vez más largo de reencuentro de los dos. Este tiempo juntos puede ser el tiempo de la renovación, del progreso de si mismo.   Puede ser también el tiempo de ciertas dificultades y etapas difíciles (jubilación, enfermedad, muerte del otro). Es el momento para profundizar en la vida cristiana de la pareja en equipo, lo que va a enriquecer estos últimos años compartidos juntos.

·        EL TESTIMONIO

 En los Hechos de los Apóstoles está dicho por los primeros cristianos: "Que ellos no eran más que un solo corazón y una sola alma. Los paganos se sorprendían diciendo: Mirad como se aman" (Hch. 4.32)

 Los ENS están convencidos de que otras parejas serían llamadas hacia Jesús y hacia el sacramento del matrimonio, si vieran el ejemplo de las parejas cristianas que se aman y se ayudan mutuamente, en la búsqueda de Dios para el servicio de sus hermanos y hermanas.

En este espíritu las parejas que buscan dar un sentido auténtico a su vida conyugal, encontrarán en la fraternidad y en la ayuda de los equipistas un recurso importante de soporte y de aliento.

                               V.          LA PROPUESTA DE LOS EQUIPOS DE NUESTRA SEÑORA 

 Los ENS se proponen ayudar a las parejas casadas a vivir plenamente según el Evangelio con el soporte mutuo de los miembros de un equipo y la fuerza de la unión del Movimiento. Por este motivo.

a.     UNA COMUNIDAD DE PAREJAS CRISTIANAS

Los Equipos proponen a cada pareja:

-     Una forma de vivir como pareja casada en el mundo de hoy.

-     Unos métodos para ayudar a vivir en pareja según las enseñanzas de Jesús.

-     Una comunidad de parejas con el mismo ideal

-     Una ayuda mutua fraternal, a la vez espiritual, humana y material.

-     Una ocasión para estudiar y reflexionar juntos que conduce a los equipistas a profundizar en su fe y le ayuda a formar su conciencia personal.

-     Una organización para promover la animación y la unidad del Movimiento a través del mundo.

-                Una comunidad de parejas cristianas unidas por el sacramento del matrimonio, asistidas por un Consiliario espiritual.

Un equipo de Nuestra Señora, es entonces una comunidad de parejas unidas por el sacramento del matrimonio. Ellas se reúnen "en nombre de Cristo" y .quieren a ayudar a sus miembros para responder mejor al llamado de Cristo

 LOS INICIOS

Los Equipos de Nuestra Señora (ENS), nacieron de forma muy sencilla. En 1938 un joven sacerdote de Paris, el Padre Henry Caffarel recibió la visita de una señora joven que quería hablarle de su vida espiritual. Poco después conoció a su esposo. Luego esta pareja le presentan otras tres parejas. Se inicia entonces, el proyecto de reunirse para reflexionar juntos sobre el matrimonio cristiano. El 25 de febrero de 1939, estas cuatro parejas se encuentran con el P. Caffarel y, de esta forma, nace el primer equipo del Movimiento.

 En el año 1947, una vez terminada la guerra, los grupos de matrimonios se ponen a la orden del día y se empiezan a multiplicar. El P. Caffarel teme, entonces, que "los matrimonios se sientan tentados a relajarse con la euforia de la paz lograda, con el encuentro de viejas amistades queridas... Había crisis... ¿Qué tocaba hacer para superarla? Traté de investigar la explicación de que la santidad jamás había dejado de florecer y reverdecer en las órdenes religiosas a través del tiempo, a pesar de las crisis externas e internas, y comprendí que uno de los factores esenciales de la solidez y de la vitalidad de estas órdenes era una regla. Por qué, me pregunté entonces, no proponer una regla a los cristianos casados deseosos de progresar espiritualmente?. No una regla de monjes, sino una regla para laicos casados" 

Vocación e itinerario de los Equipos - Henri Caffarel - Roma 1959 

 A partir de la inspiración y de la reflexión del P. Caffarel, con los primeros miembros de los "Grupos Caffarel" fue apareciendo, progresivamente, un método común al servicio de las parejas deseosas de vivir enraizadas más profundamente en Jesucristo.

 Se formaron nuevos grupos, su número creció y, poco a poco, se fue creando una organización. El P. Caffarel y los responsables, del movimiento elaboraron entonces, por medio de la oración, un documento fundador que se llama la "Carta de los Equipos de Nuestra Señora". Esta carta contiene lo esencial de la "Regla" del Movimiento. Fue promulgada el 8 de diciembre de 1947 en (la cripta) de la Iglesia de San Agustín en París.

 RECONOCIMIENTO DE LOS ENS

El Movimiento de los Equipos de Nuestra Señora recibe el primer reconocimiento oficial de la Iglesia en el año 1969 a través de una del Cardenal Feltin, Arzobispo de Paris (Ver anexo .1). En 1975 le es acordado el reconocimiento como Asociación Católica Internacional por el Consejo Pontificio para los laicos. Finalmente, en 1992 es reconocido como asociación dé fieles de derecho privado por medio de un decreto emanado del Consejo Pontificio para los Laicos (Ver anexo 2).

EL PADRE CAFFAREL

El reconocimiento oficial de la Iglesia es en alguna medida la consagración de la obra importante del P. Caffarel y de las parejas que marcharon junto con él. Muere el 18 de septiembre de 1996 en Troussures - Francia, a la edad de 93 años.

El Movimiento de los ENS le debe al P. Caffarel el hecho de haberle legado a las parejas el sentido profundo del sacramento del matrimonio, de haberles permitido descubrir el valor y la riqueza de las pequeñas comunidades cristianas y el valor de haberles señalado el camino de la contemplación en medio se sus vidas colmadas de actividades.

 "Es una de las grandes figuras regaladas por Dios a su Iglesia a lo largo de este siglo"

Cardenal Lustinger 27/9/96

 LOS SIGNOS DE LOS TIEMPOS

Los miembros de los Equipos de Nuestra Señora viven en el mundo de hoy. Hacen parte plenamente de él y pretenden ser "el fermento en la masa". Por este motivo, deben discernir continuamente los signos de los tiempos para descubrir las nuevas realidades y las necesidades de las parejas de hoy. También tienen necesidad de descubrir los factores de desesperanza, en un mundo que parece cada vez más hostil a la fe cristiana y donde los valores fundamentales del matrimonio y de la familia están amenazados.

 Los ENS aportan este signo de esperanza a las parejas en la Iglesia y en el mundo.

 "La salud de la persona y de la sociedad tanto humana como cristiana está estrechamente ligada a la prosperidad de la comunidad conyugal y familiar. Igualmente los cristianos, en unión de todos aquellos que aprecian esta comunidad, se regocijan sinceramente con las diversas ayudas que hoy día hacen crecer la estima de esta comunidad de amor entre los hombres".

Gaudium et Spes-17

                                 II.           LA CARTA FUNDACIONAL

 Los principios fundacionales de la Carta han sido elaborados con el fin de colaborar con la fidelidad a las aspiraciones originales del Movimiento y de hacer propuestas concretas a los equipos. Hoy día estamos en capacidad de juzgar directamente el efecto de tal decisión y de apreciar su carácter esencial para el crecimiento y el desarrollo del Movimiento.

 Con la publicación de la Carta aparece el nombre definitivo del Movimiento: "Equipos de Nuestra Señora"... Los grupos existentes fueron entonces invitados a adherirse y a entrar definitivamente en el Movimiento.

 La Carta escrita en el lenguaje de la época, continúa siendo el documento de referencia vital y la piedra angular del Movimiento. Con el transcurso de los años, se introdujeron muchas modificaciones al documento original, para llegar a la versión final publicada en mayo de 1972. Esta fecha marca el final de periodo durante el cual el P. Caffarel estuvo presente en el Movimiento.

La Carta se convirtió, así, en nuestro patrimonio común. Hoy, inspirados por el mismo ideal y utilizando los mismos métodos para alcanzarlo, miles de parejas a través del mundo, con diferentes lenguas y diversas culturas, descubren a través de su matrimonio la riqueza del profundo amor de Dios.

 Muchos años después de la publicación de la Carta, el P. Caffarel, hombre prudente, afirmaba: "Yo debo reconocer que en la creación de los equipos, hubo algo más que mi propia inspiración y la de las primeras parejas; hubo una inspiración del Espíritu".

 Otros documentos complementarios siguieron:

 "¿Qué es un Equipo de Nuestra Señora?" (1977) que define el ideal y los métodos del movimiento bajo una presentación moderna y desarrolla el concepto de equipo como comunidad.

 "El Segundo Aliento" (1988) que tiene como fin ayudar a los equipos a encontrar nuevos motivos de motivación y de orientación para vivir las inspiraciones de los ENS con la esperanza y la vitalidad de un segundo aliento. Este documento  también pretende profundizar en algunos aspectos del carisma de los ENS que no estaban expresados con la claridad necesaria. En particular, la abnegación inspirada por el amor, el sentido humano y cristiano de la sexualidad y la misión de los ENS en la Iglesia y en el mundo como Movimiento de parejas.

 Por la gracia y, bajo la inspiración del Espíritu Santo, la renovación del Movimiento continua. Apoyados en la oración y en la reflexión, los miembros del Equipo Responsable Internacional y los Responsables de la Super-Regiones, decidieron elaborar una guía completa sobre el Movimiento, basándose en las riquezas de los documentos anteriores.

 En su Carta apostólica "Tertio Milenio Adveniente", el Papa Juan Pablo II recuerda que en la historia de la Iglesia, lo viejo y lo nuevo están siempre estrechamente mezclados; lo nuevo crece sobre lo viejo y lo viejo encuentra en lo nuevo una expresión más renovada" (Cap. 18).

 Después de estas palabras del Papa, en el amanecer del tercer milenio de la era cristiana, fue concebido y redactado el documento: LA GUÍA DE LOS ENS.

                               III.           LA RAZÓN DE SER DE LOS ENS

 La razón de ser de los ENS es ayudar a las parejas a descubrir las riquezas del sacramento del matrimonio y vivir la espiritualidad conyugal. A través de su ejemplo, estas parejas son un testimonio del matrimonio cristiano en la iglesia y en el mundo.

 Los ENS, Movimiento de espiritualidad conyugal de la iglesia católica están constituidos por parejas que creen en el ideal del matrimonio cristiano y que se proponen:

-         Permanecer fieles a las promesas del bautismo.

-    Poner a Jesucristo en el corazón de sus vidas.

-    Basar su vida conyugal y familiar en el Evangelio.

-   Conocer mejor la voluntad de Dios sobre el hombre y la mujer para cumplirla.

-    Dar testimonio del amor de Dios en nuestra vida.

-         Comunicarle al mundo el mensaje de Jesucristo.

-    Dar testimonio de los valores cristianos en su vida social y profesional.

-         Apoyar activamente a la iglesia, a los obispos y al clero.

-    Hacer de sus actividades una colaboración con Dios y al servicio de los demás.

-         Promover el matrimonio y la vida de familia en la sociedad.

Puesto que conocen la dificultad de vivir como cristianos y porque son conscientes de su debilidad e insuficiencia de sus esfuerzos, estas pareja cuentan con el apoyo de aquellos con quienes comparten su ideal y se comprometen a hacer equipo.

a.     EL FIN DE LOS EQUIPOS DE NUESTRA SEÑORA

 El fin de los ENS es ayudar a las parejas a vivir plenamente su sacramento del matrimonio.

 "Los ENS tienen como fin esencial ayudar a las parejas a buscar la Santidad, ni más ni menos" (Henri Caffarel).

b.     ¿POR QUÉ EQUIPO?

-         Porque la palabra equipo  expresa claramente el espíritu y la unidad necesarias para alcanzar un ideal común.

-         Porque que hacen esfuerzos comunes y porque se ayudan mutuamente los unos a los otros en el progreso espiritual y humano.

c.    ¿POR QUÉ EQUIPO DE NUESTRA SEÑORA?

 El Movimiento ha sido puesto bajo el patrocino de Nuestra Señora, porque Maria conduce a Jesús, quien es el centro de la vida espiritual de los equipistas. Por la sumisión a la voluntad de Dios, María es un ejemplo perfecto para ellos de la docilidad al Espíritu Santo.

                              IV.          EL ESPÍRITU DE LOS EQUIPOS DE NUESTRA SEÑORA

a.    «VEN Y SÍGUEME»

 Esta llamada, Jesús la dijere a cada bautizado, invitándolo a abrirse cada vez más a su amor y a ser su testigo. Esta llamada, Jesús la dirige también a la pareja cristiana. Los esposos son llamados a encontrar a Dios en el corazón de su amor, Así, el amor humano se convierte en imagen del amor divino.

b.     EL CARISMA DE LOS EQUIPOS DE NUESTRA SEÑORA

 Los ENS, Movimiento de espiritualidad conyugal, son considerados como un don de Dios a la iglesia y al mundo.

·       LA ESPIRITUALIDAD CONYUGAL

 Por el matrimonio cristiano, la vida de la pareja está marcada por el sacramento, signo profundo del compromiso recíproco de los esposos y signo de la gracia de Dios. El amor conyugal y el amor de Dios se complementan. En el centro de estos dos amores nace la espiritualidad conyugal.

 El deseo de conocer y de hacer la voluntad de Dios en todas las circunstancias comunes de la vida, la búsqueda de su presencia,  ayudan a desarrollar y a profundizar en la espiritualidad conyugal. El amor divino se expresa a través del amor humano cuando la vida diaria de los esposos, cada uno en relación con el otro, se encuentra plena de atención y cuidado, de fidelidad absoluta, de comprensión y respeto mutuo, de armonía de corazón y de espíritu. Cuando las actividades más simples están impregnadas de amor, el Señor está allí en el corazón de la pareja, la espiritualidad es entonces una realidad vivida.

 La pareja casada desea vivir esta espiritualidad día a día. Sin embargo, algunas veces puede resultar difícil vivir de acuerdo con estas exigencias del amor. Se cometen errores, se causan heridas, pero de todas maneras es necesario continuar y volverse siempre el uno hacia el otro. Es precisamente en esos momentos donde se encuentra a Jesús.

 "Existe una espiritualidad conyugal que orienta la vida de la pareja. Y los Equipos de Nuestra Señora ofrecen un medio para adquirirla".

Hacia la espiritualidad de la Familia. Padre Manuel Iceta

c.     LA MÍSTICA DE LOS EQUIPOS DE NUESTRA SEÑORA

 Empecemos por aclarar lo que significa la palabra "mística". La mística es el espíritu que da sentido a las propuestas concretas de vida, es la intuición que "abre" lo que está oculto al espíritu humano, la orientación que hace de la vida un intento de comunión con Dios.

·        REUNIDOS EN NOMBRE DE CRISTO

 "En efecto, cuando dos o tres, se reúnen en mi nombre, yo estoy en medio de ellos"

(Mt. 18,20)

 Un equipo es más que una simple comunidad humana, se reúne en nombre de Cristo. Cuándo Jesús se apareció á los discípulos después de la resurrección sus palabras les permitieron comprender las escrituras y conocer su mensaje. De la misma forma Cristo está presente en nuestras reuniones. Reunidos en su nombre, su espíritu nutre nuestra fe y la engrandece.

·        LA AYUDA MUTUA

 "Llevad las cargas, los unos de los otros" (GaL 6.2)

 Es realista y, al mismo tiempo motivador, pedir ayuda a los amigos; por esto, las parejas de un equipos se ayudan mutuamente tanto en el plano material como en el espiritual.

 Los miembros de un equipo tratan de satisfacer las cuatro exigencias del amor fraterno: dar, recibir, y lo que es más difícil, pedir, y saber rehusar.

 –LA AYUDA MUTUA CONYUGAL

 El matrimonio es una alianza que evoluciona desde los primeros instantes del "sí" hasta el último momento de regresar al Padre. Este camino de amor, de los esposos, se podrá vivir si hace de la ayuda mutua conyugal una realidad cotidiana. De esta forma, cada uno, en el matrimonio, crecerá gracias a la vida de equipo, enriqueciéndose con el contacto de los otros, sacando el mayor provecho de las diferencias y de los aspectos complementarios de su pareja.

 –LA AYUDA MUTUA EN EL CAMINO A LA SANTIDAD

 Las parejas que están en los ENS desean llegar a un sentimiento más profundo de unión con Dios y buscar la santidad en, y a través de su vida conyugal y familiar.

 Para vivir en mayor armonía con Dios y conocer Su voluntad, las parejas casadas tienen necesidad de ajustar sus vidas al Evangelio.

 Por la comprensión y puesta en práctica real de la palabra de Dios en su vida de pareja, y porque buscan juntos y en equipo realizar esta vida, los miembros de los ENS se ayudan mutuamente en el camino que lleva el reino anunciado por Jesús.

 –LA AYUDA MUTUA A TRAVÉS DE LA ORACIÓN

 "De la misma manera, en verdad en verdad os digo, que si dos de vosotros, sobre la tierra, unen sus voces para pedir lo que sea, esto les será concedido por mi Padre que está en los cielos" (Mt. 18,20)

 Confortados con esta promesa de la presencia de Cristo en medio de ellos, los miembros de los ENS oran juntos los unos con los otros y también los unos por los otros, con felicidad y confianza.

 Los ENS han escogido el "Magnificat" como plegaria común. Debe ser recitada diariamente en unión con todos los miembros del Movimiento como plegaria de intercesión por todas las parejas del mundo.

 –LA AYUDA MUTUA PARA PROFUNDIZAR EN LA FE

 Así como no puede haber vida cristiana sin fe viva, de la misma manera no puede haber vida y crecimiento sin reflexión, ni meditación. En la práctica, muchas parejas cristianas renuncian a los esfuerzos necesarios para estudiar y meditar, ya sea porque no llegan a comprender su importancia o, porque les falta tiempo de dirección o de entrenamiento. Como resultado, su fe permanece inmadura y débil y el conocimiento de la voluntad de Dios y de las enseñanzas de la Iglesia perduran superficiales e incompletas.

 En consecuencia, las parejas de un equipo tratan de profundizar sus conocimientos religiosos y buscan ese objetivo con la ayuda de los otros miembros del equipo y del Consiliario Espiritual.

 –LA AYUDA MUTUA ENTRE LAS GENERACIONES

 La necesidades y aspiraciones de las parejas son diferentes según sus edades y el tiempo de matrimonio. Las respuestas que dan los ENS deben tenerlo en cuenta.

 En los primeros años de matrimonio una pareja joven busca descubrir lo que implica el cambio reciente de sus consentimientos. Estos matrimonios jóvenes tienen necesidad de "nacer" en una comunidad que los sostenga... Los ENS, pueden aportar el calor, el soporte y la ayuda de una gran familia.

 Más tarde, la vida pone a prueba el ideal del amor. Confronta las exigencias de la familia, de la vida profesional, de la inseguridad del empleo y de las tensiones de una sociedad cada vez más materialista; las parejas tienen, entonces, necesidad de un espacio de cambio y de reflexión sobre los acontecimientos que los afectan... La comprensión y la experiencia del equipo permiten a la pareja compartir abiertamente y en confianza sus experiencias y descubrimientos.

 Muy pronto llegará el "otoño de la vida", ese tiempo cada vez más largo de reencuentro de los dos. Este tiempo juntos puede ser el tiempo de la renovación, del progreso de si mismo.   Puede ser también el tiempo de ciertas dificultades y etapas difíciles (jubilación, enfermedad, muerte del otro). Es el momento para profundizar en la vida cristiana de la pareja en equipo, lo que va a enriquecer estos últimos años compartidos juntos.

·        EL TESTIMONIO

 En los Hechos de los Apóstoles está dicho por los primeros cristianos: "Que ellos no eran más que un solo corazón y una sola alma. Los paganos se sorprendían diciendo: Mirad como se aman" (Hch. 4.32)

 Los ENS están convencidos de que otras parejas serían llamadas hacia Jesús y hacia el sacramento del matrimonio, si vieran el ejemplo de las parejas cristianas que se aman y se ayudan mutuamente, en la búsqueda de Dios para el servicio de sus hermanos y hermanas.

En este espíritu las parejas que buscan dar un sentido auténtico a su vida conyugal, encontrarán en la fraternidad y en la ayuda de los equipistas un recurso importante de soporte y de aliento.

                               V.          LA PROPUESTA DE LOS EQUIPOS DE NUESTRA SEÑORA 

 Los ENS se proponen ayudar a las parejas casadas a vivir plenamente según el Evangelio con el soporte mutuo de los miembros de un equipo y la fuerza de la unión del Movimiento. Por este motivo.

a.     UNA COMUNIDAD DE PAREJAS CRISTIANAS

Los Equipos proponen a cada pareja:

-     Una forma de vivir como pareja casada en el mundo de hoy.

-     Unos métodos para ayudar a vivir en pareja según las enseñanzas de Jesús.

-     Una comunidad de parejas con el mismo ideal

-     Una ayuda mutua fraternal, a la vez espiritual, humana y material.

-     Una ocasión para estudiar y reflexionar juntos que conduce a los equipistas a profundizar en su fe y le ayuda a formar su conciencia personal.

-     Una organización para promover la animación y la unidad del Movimiento a través del mundo.

-                Una comunidad de parejas cristianas unidas por el sacramento del matrimonio, asistidas por un Consiliario espiritual.

Un equipo de Nuestra Señora, es entonces una comunidad de parejas unidas por el sacramento del matrimonio. Ellas se reúnen "en nombre de Cristo" y .quieren a ayudar a sus miembros para responder mejor al llamado de Cristo

Publicado por boletinpf el 15 de Octubre, 2006, 12:30 | Referencias (0)

 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com