bpf
boletin de pastoral familiar

¡Bienvenido al blog del BPF!
Inicio / Home
Categorías
General (1) Sindicar categoría
"Estamos saliendo" (1) Sindicar categoría
Acontecimientos (3) Sindicar categoría
Ayuda en conflictos familiares (6) Sindicar categoría
Comentario familiar al evangelio (5) Sindicar categoría
Despertar la fe (5) Sindicar categoría
Editorial (7) Sindicar categoría
Educar a los hijos (6) Sindicar categoría
El arte de convivir (5) Sindicar categoría
En el nido vacio (6) Sindicar categoría
En la pérdida de un familiar (1) Sindicar categoría
Encuentros y Jornadas de Familias (4) Sindicar categoría
Los padres y el bautismo (6) Sindicar categoría
Los padres y el Colegio (5) Sindicar categoría
Los Padres y La Primera Comunión (6) Sindicar categoría
Movimientos familiares (4) Sindicar categoría
Noticias, webs y familias (2) Sindicar categoría
Oraciones (7) Sindicar categoría
Promover la familia (1) Sindicar categoría
Ruptura conyugal (3) Sindicar categoría
Vocación al matrimonio (4) Sindicar categoría
Sucríbete gratis
Recibe gratis el Boletín de Pastoral Familiar

http://familia.laiconet.com
BPF suscribete gratis
laiconet
Links de interés
Discursos del Papa en Valencia
Forum familiar
Archivo
Abril 2007 (12)
Febrero 2007 (16)
Diciembre 2006 (1)
Octubre 2006 (3)
Julio 2006 (1)
Mayo 2006 (11)
Marzo 2006 (2)
Calendario
<<   Octubre 2006  >>
LMMiJVSD
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31      
Sindicación
Artículos
Comentarios

Mi Perfil

 

Nuestros hijos no son nuestros exclusivamente

 Somos padres de dos hijas que desde que nacieron fueron para nosotros un gran regalo de Dios, en el más amplio sentido de la palabra.

 Siempre disfrutamos mucho con ellas. Las dos desde pequeñas han sido de carácter abierto, cantarinas y a la vez muy responsables. Dios nos llenaba todos nuestros días con su alegría por medio de nuestras hijas.

 Pero el tiempo pasa y muy rápido, nuestra hija mayor se va a estudiar. Varios años después la pequeña y nuestra vida cambia mucho, se nos nubla. Vivimos en un pueblo pequeño y apartado y es un tiempo triste lleno de preocupaciones, pero Dios más que nunca era nuestra fuerza y nuestro apoyo, a Él  y a María nuestra madre le pedimos su protección. Y aprendimos a vivir así, sin ellas, de otra forma, dándonos cuenta que no  nos pertenecen a nosotros exclusivamente, que Él las creó por medio de nosotros con todo el amor, pero que ahora ellas tienen que vivir su vida y la tiene que vivir llevando su alegría y amor a Dios a otras gentes.

Publicado por Antonio Azor y Encarna Oliver, 2 hijas fuera de casa el 15 de Octubre, 2006, 12:55 | Referencias (0)

 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com