bpf
boletin de pastoral familiar

¡Bienvenido al blog del BPF!
Inicio / Home
Categorías
General (1) Sindicar categoría
"Estamos saliendo" (1) Sindicar categoría
Acontecimientos (3) Sindicar categoría
Ayuda en conflictos familiares (6) Sindicar categoría
Comentario familiar al evangelio (5) Sindicar categoría
Despertar la fe (5) Sindicar categoría
Editorial (7) Sindicar categoría
Educar a los hijos (6) Sindicar categoría
El arte de convivir (5) Sindicar categoría
En el nido vacio (6) Sindicar categoría
En la pérdida de un familiar (1) Sindicar categoría
Encuentros y Jornadas de Familias (4) Sindicar categoría
Los padres y el bautismo (6) Sindicar categoría
Los padres y el Colegio (5) Sindicar categoría
Los Padres y La Primera Comunión (6) Sindicar categoría
Movimientos familiares (4) Sindicar categoría
Noticias, webs y familias (2) Sindicar categoría
Oraciones (7) Sindicar categoría
Promover la familia (1) Sindicar categoría
Ruptura conyugal (3) Sindicar categoría
Vocación al matrimonio (4) Sindicar categoría
Sucríbete gratis
Recibe gratis el Boletín de Pastoral Familiar

http://familia.laiconet.com
BPF suscribete gratis
laiconet
Links de interés
Discursos del Papa en Valencia
Forum familiar
Archivo
Abril 2007 (12)
Febrero 2007 (16)
Diciembre 2006 (1)
Octubre 2006 (3)
Julio 2006 (1)
Mayo 2006 (11)
Marzo 2006 (2)
Calendario
<<   Diciembre 2006  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31
Sindicación
Artículos
Comentarios

Mi Perfil

 

Las tareas del hogar

 Es muy común la frase “es que no me ayuda en nada” entre las mujeres, esposas. Pero también es muy común esta otra “ la lavadora ni se la dejo tocar que me estropea la ropa”. Creemos que estas frases tienen varios errores y el primero de todos es ese ME que siempre ponemos las mujeres al referirnos a las cosas de la casa. No se trata de ayudar ni de que la lavadora, la plancha o la cocina son exclusivas de la mujer, se trata de repartir las tareas del hogar común entre los dos.

 En nuestro caso, hemos intentado hacerlo así desde el principio. Los dos trabajamos y los dos tenemos diferentes tareas en casa. Uno cocina, el otro pone las lavadoras, uno plancha, el otro ... y entre los dos nos ocupamos de las niñas. No sirve la frase “es que él no sabe”... ya aprenderá.

Esta claro que también hay que tener en cuenta los horarios de trabajo de cada uno y la disponibilidad, pero todo debe negociarse entre los dos y por poco tiempo que uno tenga, siempre debe tener alguna tarea de la casa asignada. Por supuesto que estos acuerdos se pueden y deben ir revisando, ya que los tiempos y la vida cambia. Además, en el fondo, a las mujeres nos encanta tenerlo todo bajo nuestro control y al comenzar la vida matrimonial tendemos a ocuparnos de todo de muy buen grado. Pero a medida que pasa el tiempo vemos que no es posible, que unir trabajo, casa y niños es demasiado y no somos superwomans. Vaya, que hay que saber repartir y que cada uno se responsabilice de lo que le ha tocado.

 También creemos que es un error que uno de la pareja esté supervisando o revisando la tarea del otro. En todo caso, lo que hay que hacer es agradecerle lo que hace y alabarle su dedicación ... gracias por la comida de hoy, que bien que tengo mi blusa favorita limpia, etc.

Publicado por Juan Carlos Jorge, Psicólogo, y Meritxell Díaz. 2 hijos el 15 de Diciembre, 2006, 21:54 | Referencias (0)

 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com