bpf
boletin de pastoral familiar

¡Bienvenido al blog del BPF!
Inicio / Home
Categorías
General (1) Sindicar categoría
"Estamos saliendo" (1) Sindicar categoría
Acontecimientos (3) Sindicar categoría
Ayuda en conflictos familiares (6) Sindicar categoría
Comentario familiar al evangelio (5) Sindicar categoría
Despertar la fe (5) Sindicar categoría
Editorial (7) Sindicar categoría
Educar a los hijos (6) Sindicar categoría
El arte de convivir (5) Sindicar categoría
En el nido vacio (6) Sindicar categoría
En la pérdida de un familiar (1) Sindicar categoría
Encuentros y Jornadas de Familias (4) Sindicar categoría
Los padres y el bautismo (6) Sindicar categoría
Los padres y el Colegio (5) Sindicar categoría
Los Padres y La Primera Comunión (6) Sindicar categoría
Movimientos familiares (4) Sindicar categoría
Noticias, webs y familias (2) Sindicar categoría
Oraciones (7) Sindicar categoría
Promover la familia (1) Sindicar categoría
Ruptura conyugal (3) Sindicar categoría
Vocación al matrimonio (4) Sindicar categoría
Sucríbete gratis
Recibe gratis el Boletín de Pastoral Familiar

http://familia.laiconet.com
BPF suscribete gratis
laiconet
Links de interés
Discursos del Papa en Valencia
Forum familiar
Archivo
Abril 2007 (12)
Febrero 2007 (16)
Diciembre 2006 (1)
Octubre 2006 (3)
Julio 2006 (1)
Mayo 2006 (11)
Marzo 2006 (2)
Calendario
<<   Febrero 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28     
Sindicación
Artículos
Comentarios

Mi Perfil

 

Amar significa afirmar a la persona amada, no poseerla.

El matrimonio no es una fusión o confusión de personas. No es la absorción del uno por el otro. Amar es ayudar a la persona del otro a crecer y a ser ella misma, nunca poseerla

El  matrimonio supone el don total del uno al otro, pero nunca la fusión o dilución de las personalidades. En todo momento debemos dar al otro la libertad de ser él mismo. El don total y exclusivo del matrimonio, exige que cada cónyuge conserve su propia personalidad y encuentre en su unión el terreno favorable para su crecimiento integral .Es bajo esta condición como el amor verdadero y la unidad conyugal toma consistencia. El verdadero amor es aquél que cuida de todas las necesidades del otro cónyuge, no solo de las materiales sino también de aquellas  que toda persona tiene de crecer, desarrollarse y ser ella misma. Es necesario para ello que sean respetados los espacios y tiempos libre de cada uno. Es necesario que hagamos como propios las ilusiones y proyectos del otro, animándolo, apoyándolo y mostrando interés en ello.

Renunciar a que el otro se enriquezca, a que sea él mismo, o bien negarnos a ello, es dejar que se empobrezca nuestra relación. Siempre será necesario llegar a un acuerdo satisfactorio para los dos, aunque no siempre resulte fácil.

Por propia experiencia, puedo decir la importancia que lo dicho tiene para la relación de pareja. En un momento de mi vida, sentí la necesidad de realizar una ilusión, realizar los estudios de Derecho. Con cinco hijos pequeños, es de comprender lo compleja que resultaba la situación. Lo expuse a mi cónyuge, encontrando en él todo el apoyo y ánimo necesario. No fue fácil para él, le supuso bastantes sacrificios, derivado en gran medida por mis horas de estudio. Mi ilusión y necesidad humana, se cumplió, a la vez que mi relación de pareja se vio fortalecida.

Si hoy, él dice sentirse orgulloso de mi, más orgullosa me siento yo de él por haberme comprendido y animado.

Publicado por Mª Carmen Fernández, conciliadora y mediadora familiar, 5 hi el 10 de Febrero, 2007, 9:00 | Referencias (0)

 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com