bpf
boletin de pastoral familiar

¡Bienvenido al blog del BPF!
Inicio / Home
Categorías
General (1) Sindicar categoría
"Estamos saliendo" (1) Sindicar categoría
Acontecimientos (3) Sindicar categoría
Ayuda en conflictos familiares (6) Sindicar categoría
Comentario familiar al evangelio (5) Sindicar categoría
Despertar la fe (5) Sindicar categoría
Editorial (7) Sindicar categoría
Educar a los hijos (6) Sindicar categoría
El arte de convivir (5) Sindicar categoría
En el nido vacio (6) Sindicar categoría
En la pérdida de un familiar (1) Sindicar categoría
Encuentros y Jornadas de Familias (4) Sindicar categoría
Los padres y el bautismo (6) Sindicar categoría
Los padres y el Colegio (5) Sindicar categoría
Los Padres y La Primera Comunión (6) Sindicar categoría
Movimientos familiares (4) Sindicar categoría
Noticias, webs y familias (2) Sindicar categoría
Oraciones (7) Sindicar categoría
Promover la familia (1) Sindicar categoría
Ruptura conyugal (3) Sindicar categoría
Vocación al matrimonio (4) Sindicar categoría
Sucríbete gratis
Recibe gratis el Boletín de Pastoral Familiar

http://familia.laiconet.com
BPF suscribete gratis
laiconet
Links de interés
Discursos del Papa en Valencia
Forum familiar
Archivo
Abril 2007 (12)
Febrero 2007 (16)
Diciembre 2006 (1)
Octubre 2006 (3)
Julio 2006 (1)
Mayo 2006 (11)
Marzo 2006 (2)
Calendario
<<   Febrero 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28     
Sindicación
Artículos
Comentarios

Mi Perfil

 

Bautismo y esperanza (III)

El Bautismo es quizá el sacramento más lleno de esperanza de todos. Sí, es una gran fuente de esperanza para los hombres en general, y los cristianos en particular.

¿Porqué es fuente de esperanza para los hombres en general? Todos los hombres sin excepción llevamos una cadena de imperfecciones, culpabilidades, desconfianzas, miedos, inseguridades, frustraciones, etc… Y la traemos ya escrita en nosotros mismos desde que nacemos. No nos podemos liberar de ella por nosotros mismos.

El Bautismo es una liberación de esta pesada cadena opresora. El agua del bautismo es el paso a una nueva forma de vivir. No nos va a ir mejor, ni van a cambiar nuestras condiciones objetivas y prácticas de vida, lo que sí cambia es la forma de vivir y el horizonte. Y anula el peso de esa cadena, de forma que podamos caminar con la certeza de que nos acompaña la Misericordia Divina hecha hombre: El Señor Jesús. Así pues, todos los hombres están llamados por Dios a recibir esta liberación.

Para los cristianos el Bautismo es fuente y sacramento de esperanza porque se incorporan nuevos hermanos a la Iglesia. El tener nuevos miembros siempre es motivo de alegría en cualquier grupo de personas, porque significa que crece y que entra  sangre nueva.  Pero para nosotros es más que eso, ya que los ya bautizados (sobre todo padres y padrinos) tienen la suerte y la responsabilidad de poder transmitir la fe a los catecúmenos. Esta misión de entrega y de compartir y vivir la fe con los nuevos cristianos es en sí misma generadora de esperanza, pues a la vez que la transmitimos la renovamos y la fortalecemos.

Para los que se bautizan es motivo de esperanza pues caminarán con otros que les han precedido, y que les regalan el don de la fe. Esta cadena de transmisión de la fe –contrapuesta a la descrita más arriba- tiene su origen en Dios mismo que se revela, su primer eslabón es la Virgen María (por quien llegó la Salvación al mundo), y no se acaba nunca, porque se prolonga en nosotros y con los que ya han muerto en la misericordia de Dios. En esto consiste la comunión de los santos, en que dándonos testimonio recíproco del Señor crecemos todos juntos en la fe. En esta cadena de transmisión de fe actúa continuamente el Señor, y no es más que una reedición o continuación del milagro de la multiplicación de los panes y los peces. En lugar de multiplicarse alimentos materiales, en esta cadena se multiplican gracias y dones del Espíritu Santo.

Por el Bautismo Dios nos regala la fe, vivida con los demás y que nos conduce a nuestro más preciado bien y nuestra esencia: adorarle y contemplarle.

Publicado por Fernando Morote y María Rodríguez, Prebautismal, esperan 4º el 10 de Febrero, 2007, 7:30 | Referencias (0)

 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com