bpf
boletin de pastoral familiar

¡Bienvenido al blog del BPF!
Inicio / Home
Categorías
General (1) Sindicar categoría
"Estamos saliendo" (1) Sindicar categoría
Acontecimientos (3) Sindicar categoría
Ayuda en conflictos familiares (6) Sindicar categoría
Comentario familiar al evangelio (5) Sindicar categoría
Despertar la fe (5) Sindicar categoría
Editorial (7) Sindicar categoría
Educar a los hijos (6) Sindicar categoría
El arte de convivir (5) Sindicar categoría
En el nido vacio (6) Sindicar categoría
En la pérdida de un familiar (1) Sindicar categoría
Encuentros y Jornadas de Familias (4) Sindicar categoría
Los padres y el bautismo (6) Sindicar categoría
Los padres y el Colegio (5) Sindicar categoría
Los Padres y La Primera Comunión (6) Sindicar categoría
Movimientos familiares (4) Sindicar categoría
Noticias, webs y familias (2) Sindicar categoría
Oraciones (7) Sindicar categoría
Promover la familia (1) Sindicar categoría
Ruptura conyugal (3) Sindicar categoría
Vocación al matrimonio (4) Sindicar categoría
Sucríbete gratis
Recibe gratis el Boletín de Pastoral Familiar

http://familia.laiconet.com
BPF suscribete gratis
laiconet
Links de interés
Discursos del Papa en Valencia
Forum familiar
Archivo
Abril 2007 (12)
Febrero 2007 (16)
Diciembre 2006 (1)
Octubre 2006 (3)
Julio 2006 (1)
Mayo 2006 (11)
Marzo 2006 (2)
Calendario
<<   Febrero 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28     
Sindicación
Artículos
Comentarios

Mi Perfil

 

La vida ligera

" Efectivamente, estamos en la civilización de lo light, la cultura del poco esfuerzo y de la poca exigencia. Todas las acepciones del término tienen la connotación de lo ligero, de lo suave, fácil y superficial: algo poco consistente y sin raíces.

Trasladando la filosofía de lo light a la vida diaria implicaría buscar cosas agradables a los sentidos que produzcan sensaciones positivas y sean una vida de escape a todo lo que conlleve sacrificio y renuncia personal.

La persona light en cuanto a los valores, se guía por el relativismo. Para estas personas solamente es valioso aquello que, aquí y ahora, produce satisfacciones. Por tanto su ética tiene que ser ligera, sin exigencias, casi "vegetariana", que le permita hacer lo que le venga en gana. Sus actitudes de vida tienen el matiz de la comodidad, del individualismo y del egoísmo. Estas personas ligth pierden el horizonte y están condenadas a vivir en la mediocridad. Y así, no se puede llegar muy lejos".


Este texto es parte de un comentario que mandé a mis alumnos de ética de 4º de ESO para evaluar el tema denominado "El reto de ser persona". Cuando lo estaba leyendo con ellos no podía por menos de mirar sus rostros para ver la cara de sorpresa ante lo que les podía decir el texto. Luego escribieron las respuestas a las preguntas que les planteaba.

Realmente hubo un número de ellos que no entendieron bien el mensaje pero otros sí escribieron cosas interesantes (habíamos explicado qué es eso del relativismo moral).

¿Estamos de acuerdo con el texto o con parte del mismo?. ¿Es cierto  que somos así? Los jóvenes, ¿son así?. ¿Qué podemos hacer?

Hoy tenemos muchos retos. Familia y escuela nos enfrentamos a esta cultura de lo light. Familia y escuela en corresponsabilidad tenemos que luchar contra esa corriente que menciona parte del texto. Nos podemos preguntar qué podemos hacer para paliar el relativismo que abunda y se extiende cada vez más.

A bote pronto se me ocurren varias cosas:

Una. La educación no debe quedar únicamente en manos de las instituciones creadas para ello: la Escuela. La Escuela nunca podrá sustituir a la familia en la educación. Sí podrá ser colaboradora y corresponsable.

Dos. Las personas, los jóvenes han de adquirir y desarrollar unos valores que orienten su vida hacia un horizonte claro. No puede ser que en su vida vayan "dando tumbos" por ahí, siendo vulnerables, manipulables, "carne de cañón".

Tres. Los límites. Han de ser claros. Que crean en ellos. Que no sea porque sí, porque "me lo dice mi padre". Deben estar a la distancia oportuna (lo difícil es saber cuál es esa distancia). Fruto del diálogo entre padres e hijos, los jóvenes deben saber hasta dónde pueden llegar. Si es así, sabrán decir "no", a aquello que deban decir no. Sabrán superar las presiones de grupo, sabrán ser ellos.

Cuatro. Coherencia. Tenemos que ser coherentes. Hacerles ver que no todo vale debe empezar por nosotros mismos. Tenemos que tener credibilidad. Los jóvenes nos miran, necesitan modelos con los que identificarse. Y sus modelos somos nosotros, padres, profesores,... Si no somos coherentes, ¿en qué van a creer? ¿Con qué criterio les traducimos eso de que no vale el  relativismo moral si lo practicamos nosotros, si cuando hay que comprometerse, cuando hay que renunciar a algo, cuando hay que sacrificarse, ... miramos para otro lado?

Cinco. Espíritu crítico. Es una constante de la educación, está en todos los objetivos de las leyes educativas. También debería ser una constante de la familia. Debemos fomentar el espíritu crítico. La "gente joven" debe tener opinión. Una opinión basada en la reflexión, en el espíritu crítico. Si así es en cierta manera podemos estar tranquilos. Ellos sabrán qué hacer en los momentos críticos porque así les habremos educado. Si no es así, aún estamos a tiempo, nunca es tarde.

Seis. Luchar contra la comodidad, el individualismo, el egoísmo, la envidia. Son males de nuestros días. Nosotros podemos hacer mucho para vencer esta batalla (virtual se diría hoy). De los valores que inculquemos a nuestros jóvenes depende que ganemos o no. Ahí puede estar la solución.

Podríamos seguir pero caeríamos en el error de la reiteración.

Al releer las líneas anteriores puede dar la sensación de ser pesimista, de haber transmitido cierto desánimo, de tener una difícil tarea. Es posible, pero realmente no es así. Fijémonos en la cantidad de jóvenes que tienen como su valor principal a la familia, a la solidaridad, ..... Son muchos (aunque también los hay que el suyo es la economía). Seamos optimistas y tengamos esperanza en los jóvenes que están con nosotros y que vemos como día a día van hacia un horizonte prometedor. Y en los otros también (es muy fácil trabajar – educar a los "fáciles"), ya que algo podremos hacer para reconducir ciertas actitudes y así pasar de "la vida light a una vida de compromiso personal, social, político, moral, religioso, ....."

Publicado por Enrique Martín, director pedagógico, pedagogo, 2 hijos mayor el 10 de Febrero, 2007, 9:30 | Referencias (0)

 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com