bpf
boletin de pastoral familiar

¡Bienvenido al blog del BPF!
Inicio / Home
Categorías
General (1) Sindicar categoría
"Estamos saliendo" (1) Sindicar categoría
Acontecimientos (3) Sindicar categoría
Ayuda en conflictos familiares (6) Sindicar categoría
Comentario familiar al evangelio (5) Sindicar categoría
Despertar la fe (5) Sindicar categoría
Editorial (7) Sindicar categoría
Educar a los hijos (6) Sindicar categoría
El arte de convivir (5) Sindicar categoría
En el nido vacio (6) Sindicar categoría
En la pérdida de un familiar (1) Sindicar categoría
Encuentros y Jornadas de Familias (4) Sindicar categoría
Los padres y el bautismo (6) Sindicar categoría
Los padres y el Colegio (5) Sindicar categoría
Los Padres y La Primera Comunión (6) Sindicar categoría
Movimientos familiares (4) Sindicar categoría
Noticias, webs y familias (2) Sindicar categoría
Oraciones (7) Sindicar categoría
Promover la familia (1) Sindicar categoría
Ruptura conyugal (3) Sindicar categoría
Vocación al matrimonio (4) Sindicar categoría
Sucríbete gratis
Recibe gratis el Boletín de Pastoral Familiar

http://familia.laiconet.com
BPF suscribete gratis
laiconet
Links de interés
Discursos del Papa en Valencia
Forum familiar
Archivo
Abril 2007 (12)
Febrero 2007 (16)
Diciembre 2006 (1)
Octubre 2006 (3)
Julio 2006 (1)
Mayo 2006 (11)
Marzo 2006 (2)
Calendario
<<   Febrero 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28     
Sindicación
Artículos
Comentarios

Mi Perfil

 

Un ¿largo? proceso

Ya se van acercando las fechas de la Primeras Comuniones. Durante, al menos, dos años de preparación, los niños se han ido formando poco a poco  en los fundamentos de la fe o iniciación cristiana –iniciación que se completará con el sacramento de la Confirmación-.

Este  proceso puede resultar largo, pero no menos enriquecedor, tanto para la vida de fe del niño, como para la familia que lo acompaña y la Comunidad Cristiana  que lo acoge.

Si con la Primera Comunión de su hijo, los padres tienen como menta cumplir compromisos sociales, ciertamente que este tiempo de preparación resultará una carga pesada de la que están deseando "liberarse" lo antes posible. En cambio, los padres que tienen como meta el que su hijo crezca no sólo en estatura, sino también "en sabiduría y en gracia ante Dios y los hombres",  aprecian este tiempo y lo estiman necesario para que la "semilla" que se plantó en su bautismo empiece a dar sus frutos,  tales como:  el descubrir  que la vida es un regalo de un Dios Padre, que nos la da  por amor y para amar; el conocer a Jesús, ese Dios cercano, hecho hombre que nos dice cuánto nos quiere, en la cruz; el descubrir que la eucaristía es el "sello" de este amor ; el vivir la alegría del perdón y el ser capaz de perdonar a los demás ...

Naturalmente, todas estas vivencias no se pueden "conocer" en un mes, ni en dos, ni en un año, ni en.... Es en toda una vida. De ahí, que el acompañamiento, en este caso, a los niños, sea vital para no ahogar el amor que Dios quiere manifestar en ellos.

Publicado por Amparo Reig, Coordina Catequesis Infantil, Neocatecumenal el 10 de Febrero, 2007, 6:30 | Referencias (0)

 

 

Blog alojado en ZoomBlog.com